Comunicado Frente a los hechos ocurridos en Suba durante el Paro Nacional

Los días 29, 30 y 31 de agosto; y 1 de septiembre de 2013, la localidad de Suba fue escenario de diversas manifestaciones en el marco de la agitada situación que vivía el país a causa del Paro Nacional Agrario y Popular.

1185543_499898866766584_1614128933_n

Desde la noche del día jueves 29 de agosto, varias personas, entre ellas,  jóvenes en su mayoría y adultos de distintas edades, salieron a las calles desde el barrio Lisboa hacia el CAI de La Gaitana en  lo que parecía ser un apoyo el Paro Nacional. Esa misma noche, se presentaron fuertes disturbios y enfrentamientos entre miembros de la Policía y manifestantes, lo que provocó grandes desmanes en barrios como La Gaitana, La Toscana, Tibabuyes Universal, Lisboa, Bilbao, Almendros, entre otros. Como consecuencia, muchos comerciantes resultaron afectados y tuvieron que defenderse de los ataques por sus propios medios.

 A raíz de ello, la nefasta reacción de la Fuerza Pública no se hizo esperar, pues había presencia de muchos uniformados tanto de policías regulares como del ESMAD, a las 8:00 p.m. aproximadamente, fue asesinado un joven de 18 años, cuyo nombre era Jhonny Velasco y quien murió a causa de un disparo en la cabeza propinado por uniformados de la policía. Testigos que presenciaron el hecho narraron que “El muchacho lo mató la policía de un tiro, varias personas intentamos ayudarlo (creyendo que sólo estaba herido) y la policía lo que hizo fue atacarnos con gases y tirarnos piedra, finalmente la policía se fue y dejo al muchacho tirado en medio de la calle”. Después de varios minutos, llegó una ambulancia que lo trasladó a las instalaciones del Hospital de Suba en donde a las pocas horas murió. Este hecho, sin duda, constituye una grave violación a los DDHH.

Los enfrentamientos continuaron, en medio de éstos sonaban múltiples disparos en barrios como La Gaitana y Tibabuyes Universal con el fin de dispersar a los manifestantes.  Más de 17 heridos y un muerto fueron el saldo de los enfrentamientos. Una hora después del asesinato del joven, siendo las 9:00 p.m. el Alcalde Mayor de Bogotá da la orden de militarización de la localidad, ya habiendo declarado antes toque de queda a partir de las 8:00 p.m. Después de ello, se siguieron presentando graves violaciones a los DDHH entre éstas, amenazas,  detenciones arbitrarias y allanamientos a las casas de algunos vecinos por parte de carabineros y militares. De la misma manera, seguían sonando varios disparos, especialmente en el barrio La Gaitana por lo que se presume que no hubo un solo asesinato sino otros más.  Esa noche, Suba durmió en medio de una tensa calma.

1150897_711374555545345_1754670563_nAl día siguiente, la escasez de transporte era evidente, a tempranas horas de  la mañana tan sólo se veían pasar las rutas alimentadoras de Transmilenio y varios negocios como panaderías se encontraban aún cerrados, Suba parecía un pueblo fantasma. Al medio día aproximadamente, un grupo de personas se estaba concentrando en la Iglesia de Lisboa para salir nuevamente al CAI de La Gaitana, razón por la cual, se dio la orden de cerrar nuevamente los negocios. A la 1:00 p.m, por segunda vez, se declaró toque de queda en las vías principales de la localidad, para esa hora todos los negocios se encontraban cerrados y se sentía una muy tensa situación en toda la zona.

Ese mismo día, circulaba una amenaza por parte de grupos anónimos, en donde se señalaba que la noche del viernes 30 de agosto iba a ser una noche sangrienta, pues se iba a vengar la muerte de Jhonny Velasco, joven asesinado por la Policía. Para tempranas horas de la tarde, Suba se encontraba nuevamente militarizada y custodiada por uniformados del ESMAD, para esos momentos, habían batidas ilegales en el barrio Compartir por parte de miembros de la Policía, quienes volteando sus chalecos, subían a varios jóvenes a diferentes camiones. Simultaneo a ello, se presentaban disturbios en el barrio Lisboa de manera intermitente. Para la noche de ese mismo día, alrededor de 200 militares se encontraban en la zona, el pie de fuerza había aumentado de manera abrupta.  El toque de queda en todo el sector, regía a partir de las 8:00 p.m. para menores de edad y a las 10:00 p.m. para los mayores, miembros de la Fuerza Pública amenazaban a las personas que veían por fuera de sus casas mencionándoles que no responderían por sus actos en caso que vieran a alguien en las calles. Una muestra de ello, fueron las reiteradas amenazas que recibió nuestro tallerista de Sociales por miembros de la Policía. La situación cada vez era más tensa y complicada.

El día domingo 31 de agosto, la situación era menos compleja, pero aún así se sentía la tensión en las calles. Ese día, salió una pequeña marcha desde el barrio La Gaitana hasta el Cementerio de Suba para velar a Jhonny, asesinado la noche del jueves. Se presentía que se volverían a presentar disturbios, por lo que la localidad seguía fuertemente militarizada y había presencia de muchos uniformados del ESMAD. Por cuarta noche consecutiva, Suba siguió durmiendo en medio de una tensa calma.

Para los días de la semana siguiente, barrios como Lisboa y Santa Cecilia seguían militarizados, así mismo, se veían extrañas actuaciones por parte de la Fuerza Pública en este sector, pues entraban a algunas casas y salían como si nada hubiese pasado y se seguían realizando detenciones arbitrarias.

Por otro lado, denunciamos las graves violaciones a los DDHH presentadas durante estos días, pues evidentemente, lo que se presentó en nuestros barrios no fue resultado de actos vandálicos como se suele señalar, sino de una serie de hechos premeditados en donde hubo infiltración de miembros de la Policía y la presencia de grupos paramilitares con el fin de deslegitimar el Paro Nacional Agrario y Popular y generar una imagen negativa del mismo. Es claro que dicha deslegitimación no solo se presentó en nuestra localidad, pues también se presentaron situaciones similares en otras localidades como Ciudad Bolívar, Bosa y Engativá; y en municipios como Soacha.

De la misma manera, repudiamos y rechazamos los actos de brutalidad policial y demás hechos que generaron múltiples violaciones a los DDHH. Es sumamente evidente, que la finalidad de todo lo que se presentó durante estos días era la crimininalización de la protesta social  en diversos escenarios como suelen ser nuestros barrios.

Finalmente, como proceso de Educación Popular, no podemos ser ajenos y silenciarnos frente a lo que ocurre en nuestro territorio y menos en momentos como éste en donde la fuerte coyuntura del país se relacionó directamente con lugares de opresión, exclusión y desigualdad como suelen ser los territorios en donde estamos inmersos y trabajamos para lograr la tan anhelada transformación social que queremos.

Pre Icfes Popular de Suba

Construyendo Educación Liberadora y Popular.

Anuncios

Una respuesta a “Comunicado Frente a los hechos ocurridos en Suba durante el Paro Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s