SALUDOS DEL EDUCADOR POPULAR GERMÁN MARIÑO AL PRIMER ENCUENTRO DE PRE-ICFES Y PRE-UNIVERSITARIOS POPULARES DE BOGOTÁ Y ÁREAS CERCANAS

Me alegra mucho el poder saludar este encuentro de jóvenes comprometidos con la construcción de un mejor país. Ciertamente es cada vez  más difícil que un estudiante piense que tiene sentido pensar en los demás, que los otros importan, que se dé cuenta  que su realización personal pasa por el ser capaz de colaborar a que muchachos menos favorecidos construyan esperanza. Que sepa que no es posible realizarse si no contribuye a la realización de los demás.

El trabajo que ustedes adelantan incuestionablemente tiene un impacto sobre los muchachos que asisten a sus programas y con ellos sobre el entorno social. Eso es obvio. Y eso sería de por sí más que reconfortante. Pero quisiera aprovechar esta oportunidad para evidenciar un aspecto que no por estar implícito es menos relevante: las implicaciones de este trabajo sobre ustedes mismos.

A través de los años he podido constatar que los jóvenes que se comprometen con la construcción de utopías, independientemente de que sus esfuerzos logren la totalidad de los objetivos propuestos, pues entre otras cosas, la deserción en los programas educativos en general es muy alta, se transforman a sí mismos de una manera cualitativa.

Existe algo imperceptible que hace que nunca puedan ser sometidos a la alienación del sistema. Estén donde estén siempre les acompañara la impronta que imprimió en su carácter tres características de su actividad: el hecho de trabajar al servicio de un ideal libertario, de hacerlo de forma voluntaria y de llevarlo a cabo colectivamente.

En algunos momentos, hasta pueden llegar a minimizarlas, a creer que son cosas de poca importancia pero no es así; Estas tres características constituyen elementos centrales del  hombre nuevo.  Y como sí lo anterior fuera poco poseen otra cualidad: no pueden olvidarse. Es algo así como aprender a montar en bicicleta. Siempre estará presente. No es algo de lo que podamos deshacernos. Marcara para bien todo su futuro. Aflorara con diferente intensidad en su trabajo profesional y en su vida familiar.

Continúen entonces ayudando a abrir  camino para que la canción de Ataulpa Yupanqui se convierta en realidad: Hermano dame tu mano porque con tu mano y con mi mano, juntos seremos más.

GERMAN MARIÑO SOLANO

Educador Popular

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s