CRÓNICA DE UN VIAJE A POPAYÁN Por: Andante Marve. B#16 Educando-nos

 

marvin

Son las ocho y diez de la noche, inicia nuestro recorrido. Aunque habíamos quedado en salir a las seis en punto, pero bueno, no importa, la espera sirvió para acercarnos y conocernos.

Gracias a la buena lengua de los 12 juegos[1], logramos un buen precio en el costo del pasaje. Ahora son las ocho y diez, vamos rodando por las calles, entre la luz nocturna de los autos y las bombillas azules del bus, bastante ansiosas por llegar a nuestro destino a pesar de que no llevábamos ni un kilómetro y eran de recorrido más o menos  seiscientos. Como siempre, a pesar que ya no es hora pico, hay trancón en la Av. Boyacá y luego más adelante en la Autopista. Una hora perdida, casi dos si sumamos el tiempo esperando en la Terminal del sur. Es algo totalmente normal, si quieres salir hacia el sur tienes que pasar por Soacha.

Yo iba emocionado, hace tiempo no salía de la ciudad rumbo a un destino lejano. Además ir al V Encuentro Internacional y VIII Regional de Experiencias en Educación Popular y Comunitaria en Popayán, me parecía muy enriquecedor. Me habían hablado muy bien del anterior, realizado en el 2013, y además iban a estar varios referentes de peso de la Educación Popular que quería conocer y escucharlos hablar. La emoción que sentía se vio menguada por una espera de más de 12 horas; nunca pensamos que fuéramos a “envejecer” en un bus: al llegar a Cajamarca, después de la media noche, nos encontramos con el trancón más infame en el que hubiera podido estar. Amanecimos estáticos en la vía, sin saber que pasaba, todos aquellos relatos de viajeros por la línea se hacían realidad, ahora estábamos viviéndolos. El desespero unió a la gente del bus, cada uno llevando el drama a su manera. Como contraste, el paisaje, en especial nuestras icónicas palmas de cera, las últimas que quedan entre los reductos de bosque diezmado y que tanto necesitan para crecer. También veíamos los viaductos y túneles iniciados que,   como el trancón, parecían que nunca tendrían fin.

Doce horas después arrancamos, empezando el ascenso por esa línea y esas colosales montañas seculares, rasgadoras de nubes. Esos paisajes  le recuerdan a uno lo poca cosa que somos: apenas unos molestos individuos en la inmensidad del mundo. Luego vendrían doce horas más de viaje, con una parada para comer, y más adelante el homogéneo paisaje del valle y sus miles de millones de plantaciones de caña. En la noche llegaríamos a Popayán, cansadas y aburridas por haber perdido el primer día del Encuentro, pero ahora dispuesto a iniciar otra historia.

Llegamos a una escuela pública ubicada en el barrio Comuneros de la ciudad de Popayán, en donde nos quedaríamos acampando durante 3 noches; el lugar nos lo facilitaron gracias a la gestión de las compañeras del Programa de Refuerzo Académico y Preparatorio  PRAP-IAPES. Allí nos recibieron las compañeras que venían de Medellín y que hacen parte de procesos como la Articulación de Pre Universitarios Populares POEEMA y de Acción Libertaria Estudiantil ALE-Medellín; las compañeras nos brindaron algo de comida y luego  hicieron algunas dinámicas para romper el hielo; Además nos contextualizaron sobre lo que había sucedido el primer día del Encuentro, en donde se presentó la ponencia del escritor uruguayo Raúl Zibechi y del investigador y educador popular Marco Raúl Mejía. Después de eso, dado que ya eran las doce de la noche, algunos decidieron descansar y otros seguir charlando.

Al día siguiente partimos para el auditorio. No sin antes darnos un buen baño con ducha al clima (frío) y un desayuno de chocolatico y arepa, (una deliciosa arepa de 200 pesos). Mientras nos alistábamos, ya casi saliendo, llegó todo el parche del Colectivo de Educación Popular Paulo Freire de Medellín; unos cuantos saludos, abrazos, esperamos un rato y tomamos rumbo. El auditorio estaba a unos 25 minutos de la escuelita, lo que nos permitió conocer un poco la parte histórica de Popayán, conocida popularmente como la Ciudad Blanca.

Llegamos al auditorio de  la Asociación de Institutores y Trabajadores de la Educación del Cauca ASOINCA, que estaba lleno en su totalidad. En las afueras habían varias carpas con ventas de libros de distintos temas, muchos relacionados con Educación Popular. Un poco más de demora en la inscripción y luego a buscar donde sentarnos. Ahora bien, al juntar la muy baja capacidad de atención (soy de los que se distrae con una mosca), más la falta de memoria (tengo memoria de pollo aunque no ellos sé cómo la tienen, hay que hacer pruebas) y junto  al cansancio con principios de narcolepsia, a duras penas recuerdo algo de las ponencias; y la mayoría del tiempo me la pasé luchando contra el sueño. No sé si esto es un indicador del evento, donde nos encontramos con una muy baja dinámica en la presentaciones y una manía de volver sobre los temas que ya son conocidos y sabidos por las asistentes. A veces sentía que se caía en un “convencer a las convencidas” y no sé planteaban cosas distintas o que polemizaran nuestras prácticas y reflexiones.

De ese día rescato las experiencias que se presentaron al final. Más que los postulados teóricos y los recuentos históricos, lo que me llamo la atención de las experiencias es cómo la práctica pedagógica se ha acomodado a distintos escenarios y luchas según el contexto en la cual se trabaje. Muestra de ello son el Diplomado de Educación Popular Mesoamericano, la experiencia de los PEPAS, de la Universidad Sur Caucana, así como la de los Pre Icfes y Pre Universitarios Populares que han desarrollado espacios de formación para las nuevas generaciones de educadoras populares (experiencia que presentamos como Coordinadora).

Una de las presentaciones que me llamo la atención fue la que abordó el tema del de-colonialismo, donde se revindicaba a algunos pensadores latinoamericanos, como Zapata Olivera y Fals Borda; ademas se hacia la invitación a abordar la historia desde dos puntos de vista y no solo desde la de los vencedores. Muestra de ello fue el ejercicio que hicieron al presentar la historia de Sebastián de Belalcazar (fundador de Popayán y Cali), quien cometió muchas atrocidades y al parecer era un buen pillo, cosas que la historia oficial desconoce o intenta ocultar, creando imaginarios perpetuados en los colegios desde la niñez, que comienzan con las inocentes figuritas y colores de aquellos personajes animados, modelos anglosajones, ajenos a nuestra geografía, cultura, tradición, contexto e historia.

Al final de la jornada salimos a almorzar y luego aprovechamos para conocer la ciudad. Caminamos por la Ciudad Blanca, su plaza principal con el sabio Caldas en el centro (orgullo payanés), el  Humilladero, el Cerro del Túlcan con Belalcazar a Caballo señalando lo que iba a edificar (y quien sabe que más). Fue así que terminamos nuestra jornada con la puesta al sol, y luego con ganas de ir a bailar, buscando lugares por todas partes pero sin éxito. Terminamos tomando guarapo en el parque con algunos estudiantes de la Unicauca, que nos ilustraron un poco de la vida en la ciudad, la gente y de la universidad. Luego partimos para el colegio dado que teníamos condición de cenicientas y había que estar antes de las diez o si no, nos cerraban y nos tocaba quedarnos por fuera.  Así que nos fuimos a platicar un rato, hasta la madrugada, mientras que algunos jugaban, otros nos reuníamos bajo las vibraciones de las cuerdas de una guitarra y unos cuantos sorbos de cerveza.

Al día siguiente, de nuevo al Encuentro. Muy temprano ya toda la gente se estaba bañando. Un desayuno de arepita, chocolate, queso y banano (desayuno mejor que en Bogotá) y para el auditorio de ASOINCA. Pero una vez más con sueño por el trasnocho y un poco de flojera, quizás por la dinámica que manejaban en el espacio. De las cosas que más se pueden resaltar de ese día, es un espacio dedicado a la agricultura orgánica en la entrada, con semillas, frutos tubérculos y plantas. Podías tomar semillas con la condición de que empezaras  a hacer el intercambio  con más y más personas.

Ese día intervino el ministro de educación de Bolivia, quien contó la experiencia educativa en este país; al parecer han hecho grandes adelantos en una educación basada en sus tradiciones y cultura indígena, donde lo que más rescato es un proyecto de recuperación o compilación de sus lenguas indígenas bajo la creación de una institución plurinacional de lenguas boliviana. El ministro, quien tuvo un muy buen tiempo de exposición, mostró todas las bondades hechas por el estado boliviano sobre la educación, aunque sin hacer un ejercicio autocrático, y siendo vitoreado al final de su intervención.

Como cierre hubo una charla entre los principales exponentes del a EP, la cual intento dar respuesta a la pregunta por los retos de la Educación Popular en la actualidad y las epistemologías del sur. Nuevamente sentí un poco tedioso el panel, y en un momento un personaje se subió al escenario a declamar un poema como de diez minutos, que parecieron veinte, y me entró el sueño después del almuerzo. Curiosamente ya no había casi nadie en ese auditorio, al final hubo unas danzas y un grupo que si lo vieron diez pelagatos fue mucho. Ese fue el final del evento.

Luego del Encuentro, la maestra Lola Cendales tuvo un gesto muy bello de su parte con todas nosotras: nos invitó a degustar empanaditas de Pipian como muestra de su agradecimiento por el esfuerzo y trabajo que hemos venido haciendo en los Pre Icfes y Pre Universitarios Populares. Era, en palabras de Lola, un pequeño reconocimiento a esas nuevas generaciones de educadoras populares, cosa que nos animó a seguir esforzándonos por todo lo que ella y otras tantas personas nos han dejado como herencia. Luego, de nuevo, decidimos caminar por la ciudad, hablar entre los parches, seguir jugando y conspirando, algunos tragos más en la noche y a dormir. Al siguiente día se tenía planeado el Pre-Encuentro Nacional de Pre Icfes y Pre Universitarios Populares, donde se quería discutir sobre la posibilidad de generar una articulación nacional de Educación Popular y planear posibles encuentros nacionales.

Es así que nuestro último día lo dedicamos a eso, a contarnos un poco sobre los sucesos luego del Primer Encuentro Nacional de Pre Icfes y Pre Universitarios Populares que se realizó en febrero del 2014 en Bogotá, y a discutir si nos articulábamos o no. El deseo de la mayoría era el de generar una articulación, exceptuando algunos grupos que apenas se estaban acercando y conociéndose en Medellín a través de POEEMA y que creen necesario primero fortalecer lo local, con la aclaración, de que esto no  quería decir que más adelante no participaran del futuro trabajo nacional.  De este modo se acuerda empezar a trabajar en miras a constituir la articulación nacional, en un principio a través de una plataforma virtual, donde se puedan ir reuniendo experiencias de los distintos colectivos, documentos y demás. Por otra parte, se decide realizar el Segundo Encuentro Nacional, en Medellín, para mediados del próximo año.  Felices con nuestros acuerdos terminamos la reunión, no sin antes tomarnos una foto para inmortalizar un momento que puede ser histórico para los procesos de Educación Popular.

Como conclusión, siento que el encuentro entre los procesos de Popayán, Medellín y Bogotá, fue más fructífero y enriquecedor que al que íbamos, sin creer que hubiera estado mal; pero siento que por razones logísticas y de organización  del mismo pudo haber sido más dinámico, acercándonos a grupos que en distintas partes vienen trabajando bajo los mismos términos en los que nos movemos. Pero de igual forma quiero felicitar a las personas organizadoras por el esfuerzo que realizaron y por poder reunir a personas expertas en los temas tratados. Eso no es fácil y yo, que hasta ahora estoy entrando en estas aguas navegables de la Educación Popular, tengo mucho  que aprender. Quedé con buenas referencias y referentes sobre el tema, además de contagiado del espíritu y la acción de infinidad de personas que quieren transformar la realidad del mundo desde lo local a través de la educación y sus distintas dinámicas.

[1] Grupo de Trabajo en Educación Popular “Los 12 juegos” de la localidad de Suba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s