Evento Bachilleratos Populares en Argentina y Colombia

bachi

“Seguiremos construyendo con los pies en el territorio y la cabeza en la Educación Popular”

Hace dos años, mientras discutíamos las apuestas y desafíos de nuestro trabajo como educadoras populares[1] y del proceso de articulación que estábamos iniciando, la Coordinadora de Procesos de Educación Popular (CPEP) En Lucha, reconocía en los Bachilleratos Populares de Argentina uno de sus referentes más importantes, no solo por ser una respuesta contundente a la inequidad y exclusión que genera la escuela hegemónica tradicional sino también por los avances que sus procesos de articulación habían logrado, de ahí que, no sea casualidad que nuestro nombre se inspire en el de la Coordinadora de Bachilleratos Populares En Lucha.

Hoy, con un avance cualitativo y cuantitativo importante y con pre icfes y preuniversitarios que construyen educación popular desde los territorios y posicionan en el debate público el problema del acceso a la educación superior en Colombia, nos encontramos junto con otras personas y colectividades, para conversar con compañeras que participaron en algunos de los Bachilleratos Populares de Buenos Aires y con una experiencia local que cumple 12 años de existencia: el Programa de Educación Integral para el Desarrollo Social Alternativo PEIDSA, que desarrolla su trabajo en el barrio San Francisco de la localidad de Ciudad Bolívar.

Durante dos horas y media, dialogamos y compartimos reflexiones que nos ayudaron a pensarnos y repensarnos el concepto de lo público, a reconocer el avance y los desafíos de procesos hermanos y a encontrarnos en las demandas y reivindicaciones del campo educativo popular. A continuación, presentaremos algunos de los aportes que hicieron las compañeras Jenny Duque, Sandra Torres, Martha Doris y Andrea Guatavita. Sus reflexiones nos afirman la idea defendida por los Bachilleratos Populares: la escuela se construye con y desde el barrio.

Bachillerato Popular Roca Negra. Orígenes, contexto y concepción de lo público. 

Las compañeras Jenny Duque y Sandra Torres, estudiantes de la maestría en educación de la Universidad de Buenos Aires, trabajaron durante un año en uno de los Bachilleratos Populares del Frente Popular Darío Santillán, llamado Roca Negra. En el Bachi – como comúnmente se les dice- , eran profesoras de historia y trabajaban con sus “parejas pedagógicas” en el nivel 2 de los 3 niveles que tiene cada bachillerato popular.

Jenny y Sandra inician su intervención reconociendo las particularidades históricas de la Argentina, particularidades que, según ellas, han permitido el desarrollo de experiencias de educación popular como lo son los Bachilleratos Populares. Las compañeras se refieren al populismo en la figura del general Juan Domingo Perón, quien a pesar de haber entregado la educación a la religión católica y de intervenir fuertemente las universidades públicas, concedió a las trabajadoras importantes derechos laborales que quedaron en el imaginario y conciencia colectiva como derechos innegociables, como conquistas básicas que no podían perderse. El peronismo logró calar en la vida cotidiana de la gente, evitando la revolución al conceder derechos a la clase trabajadora. En el campo educativo Perón impulsó la Universidad Obrera, institución educativa de carreras técnicas y tecnológicas. Las compañeras señalan que el fenómeno del populismo en Argentina es una de las diferencias con la historia colombiana: el populismo no se desarrolló en nuestro país, porque mataron al caudillo por allá en 1948.

A partir de los años 70´s, con la dictadura militar y sus reformas neoliberales profundizadas en la década del 90, se agudiza el contexto de desigualdad social y precarización del trabajo, configurándose así un nuevo panorama social y político, donde se juntan los nuevos movimientos sociales que desarrollan estrategias y modalidades organizativas distintas. Los procesos educativos alternativos surgen entonces como respuesta a las necesidades de dichas organizaciones sociales, que después de lograr algunas reivindicaciones concretas, reconocen la importancia de la dimensión educativa en sus luchas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La experiencia de los Bachilleratos Populares es, por consiguiente, una estrategia de los movimientos sociales, pues permitían la formación de las personas organizadas y además se convertían en un nuevo campo de confrontación e interpelación con el sistema. Desde sus inicios (2004), los Bachi emprendieron la tarea del reconocimiento estatal que permitía la oficialización de los títulos de bachiller para las estudiantes, demanda que logra conquistarse con las movilizaciones y presiones legales que desarrollaron procesos de articulación como la Coordinadora de Bachilleratos Populares En Lucha y la Red de Bachilleratos Populares Comunitarios. Las compañeras Sandra y Jenny nos explican que en Argentina existen tres tipos de educación: la pública, la privada y la de gestión social y cooperativa, de tal modo que los Bachilleratos Populares se enmarcan en la figura de “experiencias de gestión social y cooperativa”. El Estado,para el año 2012, había reconocido a 60 de las 80 experiencias secundaristas populares; sin embargo ha negado el reconocimiento oficial a las nuevas experiencias.

Esta situación ha desencadenado discusiones al interior de los Bachilleratos frente a la forma de entender la relación con el Estado, la autonomía de los procesos y el concepto de lo público. Las ponentes afirman que son estas discusiones las que hacen que existan dos procesos de articulación en las experiencias secundaristas: la Coordinadora y la Red. La primera ha definido, en su relación con el Estado, exigir no solamente el reconocimiento para la titulación, sino además becas para las estudiantes y salarios para las profesoras. La Red por su parte se concentra en la demanda del certificado o título oficial y no está de acuerdo con recibir estímulos económicos. Los dos procesos de articulación se encuentran en la demanda por el reconocimiento, de ahí que coordinen algunas acciones y movilizaciones, sin embargo en el tema del apoyo económico y por ende del reconocimiento de los Bachilleratos Populares como escuelas públicas, se encuentran en disenso.

La autonomía y el concepto de lo público, son los grandes debates en los que se sumergen actualmente los Bachilleratos. En la discusión, el concepto de lo público se ha redefinido, en tanto se afirma que lo público no puede ser entendido únicamente en relación con lo estatal, lo público es también terreno de la sociedad civil. De ahí que las reflexiones en el campo educativo giren en torno a si el Estado debe garantizar o no el derecho a la educación, y en ese sentido si se debe exigir que las experiencias secundaristas alternativas sean reconocidas como escuelas públicas o si se debe propender por construir alternativas por fuera de la institucionalidad y en ese sentido asumir una tarea que es –hasta ahora- competencia del Estado.

Saldar estas discusiones implica por ejemplo, que las profesoras se reconozcan o no como trabajadoras del Estado, y en ese sentido que tengan procesos organizativos para exigir salarios y reivindicaciones propias del mundo del trabajo. La Red de Bachilleratos Populares Comunitarios ha definido que sus profesoras son “militantes” y por ende no reciben dinero por su militancia política. La Coordinadora de Bachilleratos Populares En Lucha asume que sus profes son “trabajadoras del campo educativo” y por lo tanto deben recibir salarios. Esta situación, nos cuentan las ponentes, no solo atañe a las profesoras de los Bachi, también a las educadoras de instituciones estatales y privadas, pues al exigir o no salarios por la labor en los Bachilleratos Populares, se puede ver afectado -en términos económicos– el trabajo de las otras docentes, al valorizar, desvalorizar o precarizar la profesión.

Finalmente, Sandra y Jenny nos señalan los desafíos que tienen las experiencias secundaristas populares en este momento: la permanencia y la sostenibilidad económica. Frente al primero, las compañeras reconocen que los niveles de deserción son altos y que aún no han logrado encontrar soluciones concretas para este fenómeno. En cuanto a la sostenibilidad económica, existen algunas experiencias de autogestión que en momentos han ayudado al sostenimiento de los procesos, sin embargo siempre está presente la discusión por pedir apoyo estatal o  crear alternativas reales, efectivas y permanentes de autogestión.

bachi2

Bachillerato Popular de Jóvenes y Adultos en Derechos Humanos Villa 21-24. El problema de la privatización de la ciudad 

La compañera Andrea Guatavita, tallerista del Pre Icfes y Pre Universitario Popular El Hormiguero, nos cuenta su experiencia en el Bachillerato Popular de Jóvenes y Adultos en Derechos Humanos Villa 21-24, que se desarrolla desde hace 10 años en un galpón (bodega) ocupado del barrio de Barrancas, ubicado al extremo sur de la ciudad de Buenos Aires. El Bachi es una apuesta que impulsa la “Comisión de Derechos Humanos de la Villa 21”, organización comunitaria que desde el año 1995 trabaja con las habitantes de Barrancas.

La Comisión tiene como objetivo contribuir a garantizar los derechos humanos de las habitantes de la Villa 21-24, de ahí que su trabajo gire en torno a temas como la educación, la salud, el trabajo y la recreación. Entre las actividades que desarrolla la comisión están, además del Bachi, apoyo escolar para niñas y niños, grupo de mujeres,  talleres sobre represión policial y derecho a la ciudad.

El Bachi de la Villa 21-24 –como la mayoría de los procesos secundaristas alternativos de la Argentina– tiene una duración de 3 años. Al trabajar con personas excluidas de la escuela hegemónica tradicional, es decir adultas y jóvenes des-escolarizadas, los horarios de estos procesos son en la tarde-noche, específicamente el Bachi de la Villa 21-24 se desarrolla todos los días entre semana de 6pm a 9pm.  Cada ciclo tiene diferentes contenidos que están enmarcados en 5 materias o componentes, a saber: Historia y Derechos Humanos, Lenguaje y Comunicación, Matemáticas, Derecho a la ciudad y Género.

La compañera Andrea participó en el componente de Historia y Derechos Humanos. Dicho componente tiene como objetivo reflexionar sobre la realidad de la Villa, en ese sentido se intenta hacer una reconstrucción histórica del barrio y avanzar en el proceso de sistematización de los 10 años de vida del Bachi. La compañera hace una reflexión muy interesante frente al tema de cómo la organización social y comunitaria del barrio ha posibilitado el desarrollo de los procesos educativos, afirma que era muy enriquecedor tener un taller de historia en el que las participantes conocían con detalle los problemas  del territorio y reflexionaban –por sus dinámicas en el campo laboral– sobre su condición de trabajadoras precarizadas, así que al abordar temas como los derechos laborales las participantes estaban muy sintonizadas y la clase se convertía en un espacio rico en discusiones y debates.

Las estudiantes entonces -por su misma experiencia en los procesos organizativos socio-políticos– aportaban muchísimo a la construcción de las clases y del Bachillerato en general. Sin embargo, Andrea nos cuenta que aún se tienen dificultades en reconocer los saberes de todas y cada una de las personas que participan en el proceso educativo, pues el proceso no se ha sido lo suficientemente efectivo para “superar las trabas” del: “yo no puedo”, “yo no sé”, “nunca lo voy a entender” “soy muy bruto”, etc., afirmaciones que son recurrentes en las estudiantes por el mismo hecho de haber sido excluidas del sistema educativo. Lo más cruel de la escuela hegemónica tradicional es que genera desigualdad y exclusión, como una característica estructural, y al mismo tiempo hace que las estudiantes se sientan las únicas responsables de “desertar”. La escuela, como bien lo expone Pierre Bourdieu, otorga títulos y distinciones a las personas que pertenecen a situaciones culturales, sociales y económicas privilegiadas atribuyéndoles el carácter de dotadas por la naturaleza, de personas inteligentes y disciplinadas. Quienes no logran terminar los procesos de la escuela se sienten incapacitadas para aprender y con ese sentir llegan a los Bachilleratos Populares.

Finalmente, Andrea reconoce como un gran avance de este proceso educativo, la creación y participación activa en la Mesa de Urbanización de la villa, que empieza a posicionar en el debate público el problema del hacinamiento y privatización de lo urbano. Todos los esfuerzos del Bachi giran en torno a nutrir –desde lo educativo– las reflexiones y acciones que la Mesa de Urbanización puede generar, reconociendo en ella un espacio de articulación importante que tiene una lucha concreta: la del derecho a la ciudad.

Programa de Educación Integral para el Desarrollo Social Alternativo PEIDSA. 12 años en la construcción del tejido social en Ciudad Bolívar

Finalmente nos comparte su experiencia la compañera Martha Doris, psicopedagoga de la Universidad Pedagógica Nacional y profesora del Bachillerato Popular de PEIDSA. Lo primero que nos presenta Martha es un video de la experiencia, un material audiovisual que se hace desde lo emotivo y que recoge, a partir de fotos, canciones, entrevistas y frases, la experiencia del Bachillerato Popular.

Paso seguido, Martha nos cuenta la historia de PEIDSA. La organización nace en el 2002 en el barrio San Francisco de la localidad de Ciudad Bolívar, a partir del trabajo con madres comunitarias que se encontraban en las Asociaciones de las Casas Vecinales. El trabajo consistía en encontrarse en un espacio educativo popular donde las madres reflexionaran sobre la forma en que se educaba a las niñas y niños de la localidad y sobre las políticas de infancia, este ejercicio duró aproximadamente seis años y dejó una experiencia organizativa muy fructífera en la que no solo se discutía lo pedagógico sino se desarrollaban otras propuestas como procesos de agricultura urbana y soberanía alimentaria.

14

Después de los primeros seis años de trabajo, PEIDSA y las madres comunitarias empezaron a proyectar la creación de un espacio educativo que les permitiera a las madres hacer la carrera técnica en pre-escolar y lograr una mejora en las condiciones laborales de dichas mujeres. El proceso de formación culminó con éxito y la mayoría de las madres lograron terminar sus estudios técnicos.

Sin embargo, a partir de la administración de Luis Eduardo Garzón, las Asociaciones Vecinales se convirtieron en Jardines Infantiles y su carácter comunitario se desdibujó completamente, dejando atrás los años de gloria en el que las Asociaciones respondían a los procesos organizativos propios del barrio. En este punto, Martha Doris hace una reflexión muy interesante y que tiene que ver con la forma como la institucionalidad se apropia no solo de los espacios comunitarios sino de las demandas y reivindicaciones de la organización social. La institución va devorando las experiencias de base hasta el punto de acabar con ellas.

Esta situación cambió el trabajo de PEIDSA, que después de muchas discusiones decidió empezar un espacio con las jóvenes que desertan o abandonan el colegio.Nace entonces el Bachillerato Popular. Este proceso se nutre de la experiencia educativa que tienen las personas de PEIDSA, todas son docentes, y empieza a funcionar al igual que en la experiencia Argentina, en 3 ciclos de un año cada uno. Se reúnen todos los sábados de 7am a 4pm con un grupo heterogéneo, en el que se encuentran adultas y jóvenes que abandonaron por diferentes circunstancias la escuela.

El Bachillerato es una experiencia de educación popular que sustenta sus apuestas pedagógicas en los postulados de Paulo Freire y de la pedagogía crítica. Cada materia desarrolla una malla curricular que se organiza a partir de 5 elementos: el diálogo, la reconstrucción histórica, la educación en el deseo, el correlato con el presente y la impugnación de códigos propios de la escuela hegemónica tradicional. El Bachillerato tiene un énfasis en lo comunitario y lo artístico, así que existe una materia a la que han denominado “Proyecto Comunitario” y en la que intentan propiciar otros procesos como huertas, colectivos culturales, entre otros.

Finalmente la compañera nos cuenta que la forma como han manejado la titulación de las participantes difiere de la experiencia Argentina, PEIDSA otorga los títulos a las estudiantes a partir de un convenio que tiene con otra institución educativa, es decir, es dicha institución la que acredita el grado de las participantes.

Discusión y reflexiones

El espacio nos sirvió para construir puentes: al reconocernos en los desafíos y reivindicaciones de los procesos y al encontrar las diferencias que existen llenamos de elementos y matices nuestra experiencia propia. A continuación esbozamos algunas de las reflexiones que el Conversatorio con los Bachilleratos Populares de Argentina y Colombia nos deja:

a) Lo educativo que construye lo social y lo social que construye lo educativo.

Sin lugar a dudas una de las diferencias que tenemos con los Bachilleratos Populares de Argentina, radica en que estos nacen a partir de un movimiento político-social que los sustenta y los nutre. Lo educativo entonces surge como respuesta a una necesidad concreta de las organizaciones sociales argentinas. En  el caso de los Pre Icfes y Pre Universitarios sucede lo contrario, dichos procesos se originan, entre otras cosas, para crear y construir movimientos y organizaciones barriales fuertes. La apuesta por lo educativo es el inicio de nuestro trabajo en los barrios, es la forma como entramos al territorio para construir tejido social y procesos de base.

Esta situación es sustancial a la hora de entender las diferencias de tipo cualitativo y cuantitativo de las experiencias. Definitivamente no es lo mismo construir lo educativo a partir de un acumulado de luchas y organizaciones que lo sustenten, que partir de lo educativo para construir lo barrial.

b) Las excluidas de la educación superior y las excluidas de la secundaria.

Tanto los Bachilleratos Populares como los Pre Icfes y PreUs, trabajamos – a partir de la educación popular -, con las excluidas de la escuela hegemónica tradicional. Sin embargo existe un matiz que es importante identificar: mientras los Bachi construyen su espacio educativo con las excluidas de la secundaria, nosotras trabajamos con las excluidas de la educación superior. De ahí que las dinámicas y sobretodo los retos pedagógicos sean en cierta forma, distintos. Aunque excluidas son poblaciones diferentes, una más precarizada que la otra, no es lo mismo trabajar con jóvenes que están a punto de salir del colegio, que con adultas y jóvenes que desertaron de la escuela, en ese sentido es importante reconocer la tarea difícil que tienen las compañeras argentinas y los retos que aún tenemos como procesos intermedios entre la secundaria y la educación superior.

c) La Universidad Popular.

La construcción de un espacio popular de educación superior es uno de los proyectos que tenemos a largo plazo, reconociendo que no basta con que todas las personas tengan la posibilidad de acceder y permanecer en las Instituciones de Educación Superior, sino que también es importante caminar hacia la construcción de un espacio diferente desde la academia. Como diría Paulo Freire: “Lo correcto es cambiar la academia (…) Nuestro problema no es estar contra la academia sino rehacerla, ponerla al servicio de los intereses de la mayoría del pueblo. Hay que prestigiar a la academia, esto es, ponerla al servicio del pueblo”. En ese sentido,la apuesta por construir una universidad popular está siempre presente en nuestros procesos y experiencias.

Por lo que entendemos, en el contexto argentino no se ha desarrollado la idea de la construcción de una universidad popular, básicamente porque la Universidad de Buenos Aires UBA, que tiene acceso libre y gratuito y procesos de democracia estudiantil reales, es concebida, si se quiere, como la universidad popular. Vuelve entonces el tema de la redefinición de lo público, que en el contexto de la Argentina adquiere una importancia significativa. Pese a ello nos quedan varias inquietudes frente a lo público y lo popular, a lo gratuito, a lo masivo y a las intencionalidades políticas que los espacios educativos formales y no formales.

d) La puesta y los niveles de articulación.

Los Bachilleratos Populares están articulados en dos experiencias: la Coordinadora y la Red, a partir de estos procesos han logrado presionar al Estado y conseguir el reconocimiento de más del 70% de las experiencias alternativas de educación secundaria. La articulación es entonces reivindicativa y promueve la movilización y difusión de los procesos.

Nosotras, inspiradas en la experiencia argentina, nos articulamos como Coordinadora. Sin embargo no hemos podido pasar a los niveles de movilización y exigencia que tienen los procesos argentinos. A pesar de ello, tenemos otros acumulados aún no desarrollados por la Coordinadora y la Red de Bachilleratos Populares, como son los espacios de formación constantes, un medio conjunto de comunicación y difusión como el Boletín Educándo-nos, actividades conjuntas que enriquecen nuestros procesos educativos y sobre todo la construcción colectiva de una propuesta que tiene una forma particular de concebir y hacer educación popular: construida desde abajo, por fuera del Estado y la institucionalidad dominante.

Somos un proceso joven y aún incipiente, pero estamos caminando, junto con otras compañeras, hacia la construcción de un proceso amplio y unitario de educación popular en el país. Sin duda la experiencia argentina seguirá siendo un referente importante, que llena de elementos nuestros propios derroteros.

Finalmente agradecemos a todas las personas que nos acompañaron en el conversatorio, en especial a Sandra, Jenny, Martha Doris y Andrea, sin duda sus experiencias y reflexiones nos motivan a seguir “construyendo con los pies en el territorio y la cabeza en la Educación Popular”.

____________________________

[1] El uso del femenino es intencional, pues hace alusión al concepto no sexista de personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s